Académica del Doctorado MaReA lidera dos proyectos ganadores de concursos públicos

Investigadores de la UdeC trabajaran en nuevos proyectos sobre acuicultura

Académica del Doctorado MaReA lidera dos proyectos ganadores de concursos públicos

La docente del programa de Doctorado en Ciencias con Mención en Manejo de Recursos Acuáticos Renovables, la Dra. Allison Astuya, lidera un equipo multidisciplinario de la UdeC, que recientemente se adjudicó proyectos en dos concursos públicos, uno es el Fondef IDeA y el otro financiado por el Gobierno Regional de la Región del Biobío.

“Producción biotecnológica de una formulación anestésica natural de origen marino para uso en acuicultura” y “Generación de Capacidades Regionales de detección de toxinas marinas para fortalecer la seguridad alimentaria en las pequeñas y medianas empresas productoras y procesadoras de moluscos de la región del Biobío”, son los nombres de los proyectos liderados por la Dra. Allisson Astuya, académica del Doctorado en Ciencias con Mención en Manejo de Recursos Acuáticos Renovables, que recientemente se adjudicaron financiamiento de distintos concursos públicos.

El primero, “Producción biotecnológica de una formulación anestésica natural de origen marino para uso en acuicultura”, financiado por el concurso Fondef IDeA, responde a una demanda insatisfecha de la industria acuícola por nuevos anestésicos que respondan a las necesidades reales de esta actividad, como lo son una mayor eficacia respecto a los tiempos de inducción y recuperación a bajas dosis, sustentabilidad productiva y alto grado de bioseguridad tanto para los peces, y operadores durante su uso, como para los consumidores finales y el ambiente.

“Nuestro equipo de trabajo liderado por Dra. Astuya y la Dra. Llanos (académica de Fac Cs. Naturales y Oceanográficas y docentes del MaReA) llevaba tiempo trabajando en este tema haciendo avances a pequeña escala, sin un proyecto formal que nos financiara. Durante el 2016, se incorporó al equipo al Dr. Juan José Gallardo académico de Ing Química UdeC especialista en bioprocesos y escalamiento de cultivos de microalgas. En conjunto nos adjudicamos financiamiento en el primer concurso de INNBIO y es así como logramos nuestro primer escalamiento. Hasta ahora hemos logrado mantener las características del producto obtenido a pequeña escala (cultivos de 1L y evaluación con pez cebra) en el escalado a fotobiorreactores de 15L, y esperamos que ahora con el Fondef, lograr pasar del modelo de pez cebra a su uso en salmones. Por tanto el presente proyecto I+D, tiene como objetivo optimizar el  escalamiento de los cultivos para producir la suficiente biomasa que nos permita anestesiar a los salmones”, comentó la Dra. Astuya sobre los inicios y lo que se trabajará con este proyecto.

La académica también recalcó la importancia del proyecto: “creemos que es importante este desarrollo ya que la manipulación de los peces requiere que ellos no se estresen, al medirlos, pesarlos, vacunarlos y trasladarlos y para ello se necesita de un anestésico efectivo. Actualmente, los compuestos que se utilizan son químicos y hay algunos derivados naturales, como por ejemplo los del clavo de olor (isogenol y eugenol), los cuales han mostrado toxicidad y hay otros que aún se encuentran en etapa de investigación como los de salvia entre otros. Acá identificamos una oportunidad, ya que estudiamos compuestos derivados de una microalga, que a nivel celular tenía la capacidad de inhibir el impulso eléctrico de manera similar a otros anestésicos comerciales. Lo probamos en el modelo de pez cebra y determinamos que efectivamente genera anestesia, y por lo tanto era una oportunidad de desarrollo de estos para los salmones”.

Además, la investigadora señaló que los efectos del uso de este anestésico serían mínimos para los peces, para quienes trabajan con ellos y también para el medioambiente: “Esto debería ser más inocuo para el pez que se quiera anestesiar, pero también más inocuo para los operarios que tienen que administrar el anestésico, y eventualmente también con el medio ambiente porque aún cuando tiene que haber todo un protocolo de uso, la idea es que se degrade rápidamente, sea amable con el medioambiente, pierda actividad y que no genere trazas, y esa es una de las ventajas que vemos nosotros con nuestros productos naturales”.

El segundo proyecto liderado por la investigadora, en la que además participan académicos de MaReA la Dra. Alejandra Llanos y el Dr. Fernando Cruzat,  financiado por el Gobierno Regional, tiene por finalidad instalar un Laboratorio acreditado para la detección de toxinas marinas en mariscos, como una nueva Unidad de Servicio de la Universidad de Concepción para la región, ya que en la actualidad no existen laboratorios de detección de toxinas, y las pequeñas y medianas empresas sólo pueden acceder a este servicio a través del Instituto de Salud Pública en Santiago o en CERAM de la Universidad Austral, además de algunos particulares.

“En la región no existe un laboratorio de estas características, y por tanto todo se deriva a otros laboratorios nacionales, creemos que ya que como no hemos tenido eventos, no se ha generado esa necesidad masiva, como la que se genera en por ejemplo en Puerto Montt, Chiloé o Punta Arenas/Magallanes, asociados especialmente al creciente número de eventos de aparición de marea roja, entonces Biobío no se cuenta con capacidades regionales de detección. Nosotros vimos acá una oportunidad y por lo tanto lo que proponemos es generar un laboratorio de detección que de servicio desde la universidad a la región, para fortalecer las capacidades regionales”, mencionó la investigadora sobre cómo surge este proyecto.

Como bien lo dice la investigadora, este proyecto viene a cubrir una necesidad de la región, de hacer seguimiento en los productos de consumo y exportación, para velar por la seguridad alimentaria de nuestros consumidores “En nuestra región no se han generado grandes crisis, pero a veces cambia el color del mar e inmediatamente la gente piensa que llegó la marea roja, dejando de consumir los productos locales, generando pérdidas sustanciales y lo peor perdiendo prestigio, entonces necesitamos que haya una capacidad regional para poder aseverar o rechazar esto, para dar apoyo a las instituciones y que la gente tampoco pierda su capacidad de venta, además de dar un valor agregado a los pequeños pymes de la región”.

La investigadora también señala la importancia de la instalación de este laboratorio, que aún no tiene un lugar definido para su construcción: “Lo que le interesa al Gobierno Regional y por lo que creo que fue bien evaluado el proyecto es porque aquí hay algo clave y es la instalación de ese laboratorio, ya que es el hito del proyecto y el compromiso que tenemos”.

Este proyecto tiene varios fines, además de investigación y desarrollo, también se contempla establecer metodologías a nivel nacional en políticas de detección, pero además los integrantes de este proyecto han estado desarrollando otras metodologías: “Lo que efectivamente existe es el compromiso de nosotros en estos treinta meses para la región, pero además tenemos planeado fortalecer la parte de la investigación con nuestras metodologías, por eso es una gran oportunidad, no solamente como investigadoras y para nuestro equipo de investigación, sino que también para la Facultad de Ciencias Naturales y la Universidad de Concepción, porque efectivamente se han dado cuenta de que en la mayor parte de las regiones donde se han  generado estas capacidades, han nacido desde el interior de las Universidades, lo que las transforma unidades prestadoras de servicio para la región”.

La Doctora en Ciencias Biológicas y docente del Doctorado MaReA, Alejandra Llanos, integrante del equipo de investigación de ambos proyectos y señaló otro aspecto significativo de este proyecto: “Lo otro que es importante, tanto en el funcionamiento de este laboratorio, como en las líneas de investigación con metodologías innovadoras, es la formación de capital humano, ya que perfectamente podrían salir temas de tesis por ejemplo para los mismos estudiantes del Doctorado MaReA y también para alumnos de pregrado”.

Cabe recalcar que esta es una iniciativa que cuenta con el apoyo de Instituciones Nacionales como el Ministerio de Salud, Instituto de Fomento Pesquero, SUBPESCA, SERNAPESCA y el Instituto de Salud Pública.