Investigador de la UdeC dirigirá Núcleo Milenio sobre el impacto de los salmónidos a lo largo del país

Nuevo Núcleo Milenio tendrá su eje central en la UdeC

Investigador de la UdeC dirigirá Núcleo Milenio sobre el impacto de los salmónidos a lo largo del país

El Dr. Daniel Gómez Uchida es el investigador principal de INVASAL, un nuevo Núcleo Milenio que abordará la presencia de los salmones en aguas fuera de los centros de cultivo a lo largo de todo el territorio nacional, en el que participarán investigadores de la UdeC, y también académicos que trabajan a lo largo de Chile. En una conversación con la Dirección de Postgrado el investigador relata qué motivó a este grupo de investigadores a estudiar el comportamiento de los salmónidos en nuestro país.

La Iniciativa Científica Milenio es un Programa del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, que tiene por objetivo principal fomentar el desarrollo de la investigación científica, en el área de ciencias naturales y tecnología de excelencia en Chile. Para ello, la iniciativa financia la creación y desarrollo de centros de investigación de alto nivel que son adjudicados a través de concursos públicos por su mérito científico. Uno de estos centros son los Núcleos Milenio.

El martes 25 de mayo se conocieron los nuevos Núcleos Milenio adjudicados en todo el país, uno de ellos es el liderado por el Dr. Daniel Gómez Uchida, integrante del programa de Doctorado en Sistemática y Biodiversidad de la UdeC e investigador principal del Núcleo Milenio de Salmónidos Invasores, INVASAL.

INVASAL, es un propuesta que indaga en un tema que no está siendo explorado lo suficiente, ya que investigará cuáles son los impactos de la presencia de los salmónidos de vida libre en Chile: “Queremos investigar los impactos en varios niveles, partiendo a nivel de las comunidades de la biota nativa, a nivel del ecosistema completo y a nivel socioeconómico. Existe bastante conflicto de interés, ya que algunos consideran que los salmónidos en Chile son una especie invasora que debe erradicarse, pero también están aquellos que han sido beneficiados por la presencia de los salmones desde el punto de vista económico, y en otro extremo de la realidad están los que la presencia de estas especies no nativas les ha generado una fuente de ingresos, como lo son la pesca recreativa y los operadores de turismo”.

Esta es una investigación amplia que requiere de la integración de varias disciplinas de las ciencias: “Generaremos una instancia para integrar todo este conocimiento, usando una serie de herramientas de varias disciplinas, partiendo por la ecología y también usando herramientas de las ciencias sociales, para ir formando a la siguiente generación de investigadores, y así podamos entender las invasiones como procesos que generen impacto de tipo mixto, ya que aún falta profundizar de manera global en los impactos de tipo negativo que ha traído la inserción de esta especie en diversos lugares”.

Para el Dr. Gómez Uchida la adjudicación del Núcleo Milenio, también corresponde a la variedad de investigadores que trabajan en este proyecto a lo largo del territorio nacional: “En la zona norte trabajamos con el Dr. Chris Harrod de la Universidad de Antofagasta y con la Dra. Maritza Sepúlveda de la Universidad de Valparaíso, en la Universidad de Concepción somos tres investigadores: el Dr. Sergio Neira y el Dr. Billy Ernst, ambos del Departamento de Oceanografía y yo, del Departamento de Zoología, además tenemos a una colaboradora que es la Dra. Tamara Contador de la Universidad de Magallanes, y también participa la Fundación Meri que se dedica a la investigación y difusión de la ciencia”.

El Dr. Gómez Uchida comenta que la idea de investigación de este Núcleo Milenio surgió de un proceso que realiza desde hace un tiempo con su colega el Dr. Billy Ernst. “Desde el 2014 trabajamos en la evaluación de poblaciones anádromas de salmón Chinook y nos hemos enfocado en su presencia en la cuenca del Río Toltén en la Araucanía, aquí nos encontramos con una problemática bien interesante porque la presencia de este salmón permite el desarrollo de la pesca recreativa en el curso superior de esta cuenca y en la cuenca inferior se está desarrollando una pesca artesanal emergente”, señaló el investigador que además comentó que fue éste el conflicto que les llamó la atención y que requirió la integración de antropólogos y otros investigadores de las ciencias sociales para poder identificar estos grupos de interés y tratar de acercar las posiciones.

Desde ese momento no han parado de analizar esta problemática desde distintos ángulos: “Desde ahí comenzamos a pensar que podíamos analizar en la perspectiva de qué es lo que pasa en todo el territorio chileno y estos conflictos sociales que hay respecto a la obtención del recurso y empezar a medir los impactos ecológicos en lo que son las especies nativas, además no hemos parado de mostrar esta problemática de manera que podamos acercar posiciones”.

Una problemática que también interesó a los evaluadores del Instituto Milenio y que adjudicó este nuevo núcleo para los investigadores: “Estamos muy contentos de ser financiados por el Instituto Milenio y por considerar esta una idea potente, ha sido una montaña rusa de emociones, ya que es una competencia dura y el proceso de postulación es extremadamente exigente, se nos fueron muchas horas de frustración, pero también con la tremenda motivación de que esto pudiera ser apreciado por el panel de expertos. Estamos orgullosos de participar y proponer administraciones y políticas de reglamentación que cambien la cara de la presencia de estas especies en nuestro ecosistema”.

La fortaleza de este grupo recae en la diversidad de disciplinas e intereses que abarcan, además de la gran cobertura territorial, sin embargo, los integrantes están conscientes de que gran parte de la investigación debe incluir a estudiantes de postgrado para contribuir en su formación como investigadores ¿cómo contribuye la adjudicación de este núcleo a este objetivo?

“Tenemos planificado formar por los menos cuatro estudiantes de magister y tres estudiantes de doctorado, dentro de los primeros años de funcionamiento del núcleo, así estos estudiantes estarán vinculados en estos temas a fondo. Lo más probable es que algunos vengan de programas como el magister en Ciencias con mención en Pesquerías, pero también hay temas de biología y ecología evolutiva que pueden ser interesantes para estudiantes de otros programas”, señaló el investigador quien además comentó que otra de las propuesta únicas de este núcleo será el método de trabajo con los estudiantes.

Una de las posibilidades que tendrán los estudiantes de postgrado que trabajen con los académicos será investigar desde distintas áreas del conocimiento, distinto al trabajo de los doctorandos que se desarrollarán en otros planos. “En el caso de los estudiantes de magister trabajarán con al menos dos tutores, es decir atacarán un mismo problema pero de dos disciplinas diferentes. En el caso de los estudiantes de doctorado seremos más exigentes, ya que dentro de los 4 años de su formación promedio, deben hacer estadías cortas de 3 o 6 meses en los diferentes laboratorios de los distintos investigadores asociados, así que en ese sentido pensamos diferenciarnos de otros programas que tienen aproximaciones más restringidas con respecto a los estudiantes de postgrado”, finalizó el investigador entusiasmado.