spanish version
Curso

Escuela de Verano abordó discusión en Bioética e Inteligencia Artificial

En su séptima versión, el curso de postgrado se enfocó en el análisis ético del uso de las nuevas tecnologías en el ámbito de la investigación.

Entre el 13 y el 16 de enero se realizó la séptima versión del curso “Bioética, Biotecnología e Inteligencia Artificial: escenario actual y proyecciones”, organizado en el marco de la Escuela de Verano de Postgrado 2020. La actividad académica, que se organiza desde 2011, es coordinado por la Dr. Sofía Valenzuela Águila, profesora titular de la Facultad de Cs. Forestales e Investigadora del Centro de Biotecnología y el Dr. Jorge Luis Rodríguez Gutiérrez, y tiene como objetivo complementar la formación de los futuros científicos.
“Hoy en día el componente bioético a nivel internacional es un debe ser en la formación científica. Acá, en la Universidad de Concepción tenemos capacidades para desarrollar bioética, y de a poco estamos buscando que las distintas mallas curriculares vayan integrando el componente bioético como una habilidad o un conocimiento necesario”, indicó la Dra. Valenzuela.

El curso, que en cada versión aborda una temática diferente relacionada con la bioética, tuvo este año un especial foco en el crecimiento de las tecnologías digitales y la Inteligencia Artificial. Adriana Ribeiro, coordinadora del Comité de Ética, Bioética y Bioseguridad de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, explicó los distintos aspectos revisados en esta ocasión: “Hemos visto temas como la edición genética, la protección de datos, la ética en el manejo de estos datos. También analizamos el transhumanismo, porque es un tema bastante controvertido, y cómo vamos a interactuar con el desarrollo de nuevas tecnologías desde la perspectiva de la Bioética. Y sobre todo, cuando hablamos de IA, ¿de qué estamos hablando? ¿Cuál es el alcance de la IA, hoy, aplicada al uso de la Biotecnología?

Para buscar respuestas a estas preguntas, se invitó a expertos de las Universidades de Concepción, Católica de la Santísima Concepción y Pontificia Universidad Católica de Campinas, Brasil. Junto a ellos, abogados, ingenieros, biólogos y filósofos orientaron a los estudiantes para entender la relación entre sus investigaciones, la responsabilidad ética y las nuevas tecnologías.

El curso contó con la charla de la Vicerrectora de Investigación y Desarrollo, Dra. Andrea Rodríguez Tastets, quien en su rol como miembro del Comité de expertos que elaborará la Política Nacional de Inteligencia Artificial, explicó la asociación entre estas herramientas y la ética. “La tecnología no nos reemplaza, al contrario, nos impone más desafíos. El desafío ahora es cómo hacemos esto de manera transparente, sin sesgos, con un costo, para el planeta y para la Humanidad, que no sea tan alto. La Inteligencia Artificial nos obliga a nosotros, a los seres humanos, a ser más inteligentes, para encontrar nuevos problemas y nuevas maneras de resolverlos”.

Formación imprescindible para un nuevo mundo

La Dra. Valenzuela enfatizó la obligación de los futuros profesionales, y de manera especial, aquellos que se dedicarán a la investigación, de reflexionar sobre el uso de recursos naturales, producción de alimentos, experimentación con animales y un largo etcétera: “A lo mejor los límites científicos te permiten ir mucho más allá; la legislación, por lo general, va atrasada, se van entendiendo más tarde las leyes que deben ser implementadas. Por eso es importante que los científicos y futuros científicos tengan conciencia que todo el desarrollo que ellos van realizar tiene límites bioéticos”, declaró la Dra. Valenzuela.

Pese a que las jornadas estaban orientadas a los alumnos de postgrado, los organizadores recibieron con sorpresa el interés de alumnos de últimos años de pregrado por inscribirse y participar. Al respecto, Adriana Ribeiro subrayó lo atractivas que les resultan estas discusiones, pensando en la preparación de sus tesis. “Esta es la oportunidad que tienen para determinar el camino que van a seguir como profesionales, cuáles son las decisiones éticas que deberán tomar, pensando en el desarrollo de la sociedad. Es interesante que vean la investigación como algo con lo que van a contribuir de manera responsable, y comiencen a pensar en su rol profesional a futuro”, recalcó.